Juan Gelman sin miedo a la muerte

Lo bueno es que Gelman no le temía a la muerte. Él sabía que a fin de cuentas, “en el miedo a la muerte, la muerte no vale la pena”. La vida era otra cosa, eso sí tenía sentido, y la poesía, sobre todo la poesía. Sigue leyendo

Anuncios

Julio Larramendi: un bicho raro (+Fotos)

Por: Rosana Berjaga

A pesar de ser una persona llena de proyectos, el fotógrafo cubano Julio Larramendi, siempre encuentra tiempo para escuchar música, leer un libro o recibir en su casa a quien busque conocer un poco sobre su quehacer fotográfico.

Ese es el momento en el que Larramendi, con una vocación pedagógica quizá desconocida para él, y entre una y otra cita de trabajo, hace maromas para responder preguntas, brindar helado, mostrar libros y dar lecciones de historia de la fotografía cubana.

Esta habilidad “multitarea”, parece tener base en aquellos tiempos de la infancia, cuando Julio debía ingeniárselas para complacer las estrictas demandas educativas de su abuela y ganar, además, un poco de tiempo para hacer las cosas que le apasionaban.

Yo soy santiaguero y me crié con mi abuela. Ella, que fue primero maestra rural y después directora de un centro escolar, tenía bien claro que la educación de un niño requería disciplina. Por lo que en mi casa había televisión, pero su disfrute tenía horario, porque la escuela era prioridad, aunque confieso que la gran competencia era la pelota. Sigue leyendo

El tiempo no puede con todo

El tiempo pasa sobre todas las cosas arrasadoramente y tiene ese poder especial de degradarlo todo. Dicen, que pasa por sobre el amor también e incluso -cuando más te duele, cuando el dolor es tanto que ya no sientes el pecho- te aconsejan que dejes pasar el tiempo, que con las horas, los días, los meses… también pasarán el dolor y el amor.

¿Pero qué sucede cuando no te queda más que el tiempo mismo pasando sobre todo tú y robándote hasta lo que no tienes? Sucede que dejas ir cualquier cosa menos el amor. Aun cuando a veces se te desdibujan los detalles de lo amado y queda solo una visión poco elaborada de lo que amas. Queda el amor, solo, por sí mismo, puro amor, del que no te desprendes porque sabes que es lo único que te ata todavía al reino de este mundo.

De Laura a Ramón y de Ramón a Laura  (Ejemplo de que el tiempo no lo borra todo) Sigue leyendo

Paranoia informativa de última hora

Tanques en Siria. Foto: AFP

Si yo pudiera pedir un deseo, así como lo hacen los niños con las pestañas, las estrellas fugaces o la velitas de cumpleaños, pediría, por favor, que me devuelvan la ignorancia.

Me gustaría dejar de leer las noticias entre líneas y no andar arrancando palabras superpuestas para ver las que han escrito debajo. Sigue leyendo

Suceden cosas raras en La Habana

Cuentan los que han vivido más años, los apegados al murmullo de arroyos y a la tierra entre las uñas, que solo pocas veces el sol se deja encerrar de tal manera. Y esta declaración de amor que se produce entre agua y fuego, vaticina -atendiendo a la cercanía del abrazo- la llegada de una gran sequía o de un gran aluvión.

Sea como fuere, pasan cosas raras en La Habana: primero se hizo llegar la lluvia y luego, sobre la ciudad de todos, un arcoiris se desvela esperanzador.

Cuba es un nombre de mujer

Este post fue escrito hace un tiempo ya. Suscitó no pocos comentarios, algunos muy mal intencionados y otros muy bien sentidos; sin embargo, con unos y otros, me parecía necesario volcar esta confesión casi visceral en mi espacio, porque yo soy una de las mujeres de esta Cuba y porque esta mujer compleja y tormentosa también tiene mi amor. Sigue leyendo