Envidias

Envidio a quienes han amado con la certeza de que nunca terminará. No sé con exactitud si me resiente más esa divina ignorancia del futuro o el opio de la razón perdida.

Confieso que los envidio como -ante la inocencia arrebatada- los hijos del socialismo envidiamos en secreto a quienes aún no descubren el embuste del espíritu de la Navidad, de los Reyes Magos, Papá Noel, el Ratón de los dientes de leche y otras tantas falacias humanas heredadas de otros tiempos.

Olvídate del horóscopo

Para el año que comienza, olvídate del horóscopo. Total, si uno fuera a guiarse por lo que dice, tendríamos más ingresos diarios que Bill Gates y todas las semanas encontraríamos al “amor de la vida”.

Este año tiene que ser diferente, hay que ponerse nuevas metas y enfrentar el mundo con nuevos ojos (o con los mismos ojos, pero mirando distinto). Hay que empeñarse en terminar los pendientes, en conocer más personas, en ensanchar tus límites. Porque todo año que empieza -y lo dice mi abuela, no lo digo yo- es una oportunidad para comenzar de nuevo y crear algo grande.

Para mí, por ejemplo,  tenerlos a ustedes leyendo estas páginas me ha subido la autoestima más que si me hubiera leído el horóscopo. Por lo que mi consejo para el nuevo año es que, si andas buscando sentido a tu vida, olvídate de Cosmo y ábrete un blog.  😀

¡¡¡¡¡FELIZ AÑO A TODOS!!!!!

¡NOS VEMOS EN ENERO!

Apología a una navidad sin nieve

Uno va por la vida construyendo dioses y altares. Nos decimos ateos, incrédulos, pesimistas o apáticos. Nos apartamos de los “feligreses” y hacemos apología de la diferencia.

Sin embargo, los ateos  consumimos Holliwood, nos actualizamos en las últimas tecnologías del mercado, nos disfrazamos en Halloween, ponemos guirnaldas a la nochevieja e invariablemente armamos un arbolito para poner pesebres y celebrar la Navidad.

Somos feligreses sociales, solo que a veces no somos conscientes de ello.

Ernestico (6 años) frente al árbol de navidad

Ernestico (6 años) frente al árbol de navidad

Sigue leyendo

“Que mis ganas revienten tu pecho” (+ fotos)

A todos mis amigos y a mis niños, que tal vez hoy no entiendan todo lo que deseo para ellos.

DSCN1215

Este nuevo año nos propone un renacer (o al menos yo cada año me lo propongo) y reviso en cada oportunidad de renacimiento todo lo que puedo ir arreglando, lo que es hora de dejar ir y lo que es tiempo de crear o retomar. Sigue leyendo