Adicción de domingo en la mañana

Me encantaba hacerlo el domingo en la mañana.

Despertar temprano y comenzar el día

con la respiración pegada al cuello

y el sudor corriendo entre los pliegues de la piel

cuando se dobla y se somete

al azote de unas manos Sigue leyendo

Anuncios

Los duendes te deseamos feliz Día del Amor (+podcast)

550670_374685539295069_634832951_nLo habíamos anunciado: te teníamos una sorpresa. Sigue leyendo

Mamá, ¡mira a Fidel! (+video)

Nos tomó a todos por sorpresa. No lo esperábamos en las noticias, o al menos, no Ernesto -que no lo vivió a diario en la prensa, vestido con su inigualable verde olivo y metido de a lleno en el avance y los sueños de nuestra isla.

Por lo que cuando lo vio aparecer, así de pronto, como noticia de última hora, investido ahora con su ropaje de campeón olímpico, Ernestico no pudo más que gritar:

-Mamá, ¡mira a Fidel! ¡Cómo se parece a mi abuelo!

¡Muchas fotos!

Uno de estos domingos decidimos echar a andar por las calles de La Habana. Queríamos traspasar ese espacio íntimo que es el barrio y adentrarnos en lo agitado de las calles más lejanas. Queríamos visitar esos lugares de siempre para verlos otra vez y escribir sobre ellos de otra manera.

Salimos todos juntos de Luyanó y esperamos durante varios minutos a alguien que nos acompañaría en la aventura, pero que -desafortunadamente- no pudo llegar a tiempo. Quizá le podríamos haber dado unos minuticos más, pero los duendes tenían ya ganas de comerse el mundo. Y la merienda también, porque a solo media hora de salir de casa, ya nadie tenía en las mochilas ni una migaja de pan.

Llevábamos varias cámaras, como para que no se nos escapara ningún detalle y, de paso, documentar el recorrido para unirlo a los textos de nuestro próximo boletín. A las 3pm habíamos recorrido de punta a cabo casi toda La Habana Vieja y nos dolían los pies un montón, pero lo importante era que teníamos ¡muchas fotos!

DOCUMENTANDO LA CIUDAD

 

FOTOGRAFOS FOTOGRAFIADOS