Aterrizajes y sueños

Cuando me percaté de que mis brazos jamás se convertirían en alas, entendí el por qué de las aeronaves. Me dediqué entonces a perseguirlas con la vista y dibujar con el dedo piruetas imaginarias. Sigue leyendo

Anuncios