Énfasis

 

 

Si ahora apagas esa luz, no sé cómo vamos a encontrarnos en esta penumbra ondulante e imprecisa. Si te acercas a ese interruptor y todo se vuelve oídos y manos y lenguas, tendremos que estar atentos para no confundir el roce, para dar con el poro correcto donde dejar descansar las ganas de sentirnos. Piénsalo bien. Haz matemáticas y dibuja una parábola que te lleve directo hasta mí, si quieres que en este laberinto de sombras tus deseos vayan sobre los míos sin que ella note siquiera que en esta habitación deberíamos ser dos, en lugar de tres.

Anuncios

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s