4×3 (metros cuadrados)

Para Wichy

Esa habitación huele a soledad

y a húmedo

y a casa corrompida por el moho.

una, así de pronto, no repara en ello

mientras el fango de la avenida

no se te pega lujurioso a las piernas

y el viento lucha

por levantarte la saya de un tirón inesperado.

Quizá solo entonces, se percata una

De que nunca había repasado detenidamente

Ese cuatro por tres de paredes hipóxicas

Que llama deliberadamente “cuarto”.

Esos muros manchados de tinta roja

Y palabras ajenas.

Una se hace camino en medio de la noche,

mientras deja fluir entre los dientes

un poema que se escribe solo,

bajo una sombrilla verde y gris

como acto militar de sobremesa

como procesión profana entre lluvia y pavimento.

Este poema se escribe con frases hechas

algo así como inconmensurablemente gris como mi alma.

Es, obviamente, un poema de desamor

de los que solo pueden ser inspirados

bajo los efectos de cuartos pequeños e hipóxicos

o noches lluviosas e inconmensurablemente grises.

Por lo que esta construcción

Se explaya en los sintagmas

Desamparo abrumador

Tristeza honda

Angustias

Abandono…

 

Es

según parece

un poema desalentador

de los que se dejan sobre el papel

todo tipo de sentimientos desgarrados

pañuelos húmedos embadurnados de rímel.

Un verso-válvula-de-escape

Para quitar a tiras el pellejo de un mal año, un cambio de trabajo, un pésimo amor.

Resulta que este tipo de poema que se escribe solo

Nunca logra terminarse antes del regreso a casa.

Dejan instantáneamente de escribirse cuando frente a la puerta

Se busca de manera atribulada

Una llave desaparecida

Entre papeles, espejo y lápiz de labios.

Luego

penetrar el vestíbulo que da paso a la sala.

Saberse preocupada por la sombrilla

por el desparpajo de su manta

que ha dejado caer agua sobre el pelo

sobre los pies.

 

Para cuando la cuartilla se desnuda

ante el ansia de poeta carcomido

ya los versos de desamores y desgarros

de rímel corrido

de promesas rotas

han desaparecido.

Queda en su lugar,

el cuarto a solas con la humedad y el moho

las palabras ajenas

La tinta roja inconforme sobre el morado del muro

Las ganas de escribir un poema recién olvidado.

Anuncios

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s