Día oficial de Monterroso (+cuentos)

Augusto nació en Honduras en 1921 y moriría en México 82 años después. Se le conoce, sin embargo, como un “narrador y ensayista guatemalteco”, dicen que por decisión propia, por intentar acercarse a la raíz paterna.

Autodidacta. Nadie vino a enseñarle cómo escribir un cuento hiperbreve que luego se convertiría en el nombre de un concurso internacional, pues Augusto Monterroso conoció de cerca todo tipo de dinosaurios y adquirió maestría en cómo decir más con menos. Las malas lenguas afirman que se lo debe a los años de la dictadura de Ubico, contra la cual tuvo una participación destacada.

Quién lo ve, así en las fotos, jamás imaginaría que es la persona detrás de trabajos como La vaca, un libro de ensayos que pretende exponer sus experiencias como lector, aunque termina siendo un lector muy muy crítico.  😀

Su literatura, dicen, “es difícilmente clasificable: textos breves en general, de género impreciso, en la frontera del relato y la fábula, del ensayo y el aforismo, escritos con sentido del humor y de la sorpresa. Innovador y renovador de los géneros tradicionales, específicamente de la fábula, se reconoce su importancia por el cambio que introduce en la literatura guatemalteca del siglo XX: brevedad e ironía.Sus relatos denotan una brillante imaginación resuelta en sutilezas. La paradoja y el humor fino, apoyados en una enorme capacidad de observación y plasmados en una prosa de singular precisión, denotan una fantasía exuberante y una extraordinaria concisión.”

Tomado de Biografías y vidas.

A Monterroso hay que saber quererlo sin enfadarse y hay que aprender a degustar esa capacidad inédita de destruir sucinta e irrevocablemente a cualquier ídolo que hayas tenido en la literatura. Como no me decidía en cuanto a qué obra poner, declaro que, a partir de hoy, mis viernes serán “Días oficiales de Monterroso”.

El fabulista y sus críticos

En la Selva vivía hace mucho tiempo un Fabulista cuyos criticados se reunieron un día y lo visitaron para quejarse de él (fingiendo alegremente que no hablaban por ellos sino por otros), sobre la base de que sus críticas no nacían de la buena intención sino del odio.

Como él estuvo de acuerdo, ellos se retiraron corridos, como la vez que la Cigarra se decidió y dijo a la Hormiga todo lo que tenía que decirle.

***

La fe y las montañas

Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios. Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía.

La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio. Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de fe.

Anuncios

4 comentarios en “Día oficial de Monterroso (+cuentos)

  1. Me gusta, me tienes que prestar para ilustrarme… 😛

  2. Upsss tendré que leer un poco más… saldré a capturar el texto en alguna librería 😉 Besitos

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s