No alcanza

Cuando a tu paso desaparece el color

Cuando a tu paso desaparece el color

No importó que hiciéramos de aquello un “ambiente controlado a prueba de errores”. De poco sirvió nuestro empeño por dejar de ser “como nosotros” y apartarnos de observarlo todo con la lupa que llevamos siempre en el bolsillo.

No nos salvó la ingenuidad de ignorar nuestro historial  de fallos ni la intención de convertir el purgatorio en paraíso. A esta altura, pareciera que cada decisión tomada nos llevaba indefectiblemente al fin. Pareciera que romper las normas sí tiene, finalmente, un castigo severo… Y se nos acabó el camino: al borde del precipicio ninguno quiso dar el siguiente paso.

Y nos morimos, pero lo hicimos en tierra, porque el amor no alcanzó para ponernos alas.

Y nos morimos, dejando atrás los desayunos de poesía, los besos matutinos, las llegadas tardes al trabajo. El amor no alcanza, no alcanza siquiera para recoger la antología de Dulce María y las citas de Bukowski que dejé sobre su mesa de noche.

(…)

“there is a place in the heart that

will never be filled

a space

and even during the

best moments

and

the greatest times

times

we will know it

we will know it

more than

ever

there is a place in the heart that

will never be filled

and

we will wait

and

wait

in that space.”

Charles Bukowski

Anuncios

3 comentarios en “No alcanza

  1. Precioso. Leer algo así refresca el alma. Gracias por escribirlo y publicarlo.

  2. Pingback: Yo Me Mi… pero Contigo | Que alguien me detenga!

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s