La diabla

Una diablilla frente al mar

Una diablilla frente al mar

Ella quiere ser una diabla. Lo dice a viva voz y con un poco de incomodidad, alegando que quiere despojarse del cartel de niña buena.

Dice que, por este motivo, de vez en cuando cuelga en su blog alguna diablura, para dejar evidencias de su suprema vileza. Que las botellas a los amigos están cargadas también de esa maldad que la caracteriza y que sus “linduras” para defender su Revolución, entrañan un oscuro mensaje de crueldad.

Cuenta que parte de su ignominioso plan es emborracharse como nunca lo ha hecho, para hacer explícito honor a su fama de botellera; que las acciones siguientes al acto, incluirían cambiarse de ropa por algo más escotado, “repellar” alguna espalda masculina, bailar sobre una mesa y reírse hasta de sí misma. Que si no fuese suficiente esto para dominar el universo, están estas otras dos mosqueteras: una que la invita a endiablarse y otra que le pone los pies en la tierra.

Si alguien ha de amarla, afirma, sabrá ver toda esa perversidad debajo de sus ojos café claro, por sobre su 150 cm de estatura y tras ese sonido dulce que esconde el verdadero tono de su voz.

Ella es mala, muy mala. Si alguien la ve, por favor, provóquela para que siga lanzándonos botellas.

Anuncios

4 comentarios en “La diabla

  1. malísima que es!!! por eso la quiero tanto.

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s