Aterrizajes y sueños

Cuando me percaté de que mis brazos jamás se convertirían en alas, entendí el por qué de las aeronaves. Me dediqué entonces a perseguirlas con la vista y dibujar con el dedo piruetas imaginarias.

Hoy, él ha dicho que lleva ya cuatro aviones y todavía no aterriza. Tengo su libro en mis manos, pero hace horas que por este cielo no pasa nada.

Anuncios

4 comentarios en “Aterrizajes y sueños

  1. Recuerda que a veces, cuando los aviones caen, se tropiezan con pequeños príncipes.

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s