Una niña en una isla

De Bora Bora a Guernesey

De Bora Bora a Guernesey

Guernesey, 11 de junio de 2013

Ha cesado de llover en mi isla. Guernesey luce hoy un sol sofocante, y adorna con azules y blancos su cielo. He pasado el día mirándolo desde la ventana, asombrada de ver cómo se ha marchado el temporal casi mágicamente.

Finalmente, las calles despojadas de toda humedad. No más ese aguacero oneroso que me ata siempre a los ventanales para verlo caer en su llanto desesperado. Las letras y recortes desenterrados en estos días de agua, han dejado de llegar también. Creo que finalmente Guernesey encuentra un poco de paz.

Este fin de semana he pensado mucho en el niño de pelo hirsuto. Casi no he podido dormir en la busca de esos cornos lejanos. Prometió que los escucharía desde mis orillas y desde entonces, no hago más que asomarme al mar e intentar atraparlos con los oídos abiertos. No sé si es mi imaginación, pero creo que a lo lejos escucho un canto. Sé poco de dioses y volcanes, y la verdad, temo a las explosiones de lava, pero cuando aguzo la mirada, me parece ver Bora Bora. ¿Será que este sol sobre mi sien me hace alucinar?

Sé que tu rostro me parece conocido. Quizá la distancia y tanta sal me nubla los sentidos, pero a veces, este pequeño que se acerca se me parece tanto a uno de mis personajes favoritos. Una veces es Príncipe y me siento como rosa; otras, se viste de Peter Pan y me propone ser Wendy (incluso cuando yo preferiría ser Campanilla). Entonces, será Príncipe devenido Peter Pan, como un dibujo animado, porque eso me pareces cuando te veo. ¿Estaré soñando? Porque tú y tu isla solo pueden pertenecer a reinos oníricos.

Mientras no descubra si permanezco despierta, me quedaré en el risco de mi Guernesey querida, para poder otear la bahía y descubrir si algún buque se acerca. Hace tiempo que solo los botes se arriman a estas orillas, botes cargados de piratas y corsarios, ajados por el cruel azote de los mares.

Había perdido ya las esperanzas de recorrer otra vez el mar. Acepto la invitación a tu isla, no sin dejar de preguntarme si está muy lejos, si será que ese puntico de tierra en el océano, aparecerá en los mapas de la historia.

 Una niña en una isla

Anuncios

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s