Historias de almohada

Hay historias que te marcan para siempre: te persiguen , te atrapan y te marcan -sí, como a una res- por el resto de tus días. Cuentos de hadas convertidos en pesadillas una vez terminada su escritura, la cual disfrutaste tanto mientras bordabas letras, que jamás imaginaste a ciencia cierta lo que estabas creando.

Detrás de esas historias hay también personas, que nunca fueron malas, pero que una vez concluido el guión, se convierten en los malvados protagonistas de tu película. Un filme de cine negro donde hay poca acción y mucha sangre.

Desgarro y castigo. También hay mucho de eso detrás de estas historias oscuras. Gente colgada tras un teclado, mirando fijamente un círculo verde que se asoma temeroso al borde de un cuadro de chat.

Silencio.

No sé por qué, pero detrás de esas fabulaciones siniestras, siempre hay una cuota de silencio que es más visible que el curso mismo de las palabras. Lo sugerido, lo supuesto y la culpa, esa maldita culpa que parece no tenerla nunca nadie.

He sido juzgada por mis historias de almohada. Juzgada, enjuiciada, criticada, humillada y culpada por estas historias que no planeé escribir y de las cuales no esbocé jamás el final.

Se me acusa de haber dictado ese punto y aparte donde muere el héroe bajo fuego amigo. Soy condenada por cobardía, por abandonar un campo de batalla donde la pelea había sido ya perdida. Dispuesta estoy ante estos tribunales inertes que ponen su dedo sobre mí como si juez alguno fuese capaz de declararse a sí mismo inocente. Soy culpable de ser rosa y espina.

¡Vaya cuento de hadas tenebroso! Me prometieron baobads que ahora están queriendo destrozar mi planeta.

Anuncios

4 comentarios en “Historias de almohada

  1. no necesitas ver el final de una historia para saber que es perfecta… si escribir de muertes y poca acción prefieres, no es necesario que empuñes un arma, basta con ponerla en papel y la obra esta hecha, la critica es de los que no escriben, quizá por egoísmo ante la perfección…

    quizá ahora tengas que hacer dibujos de baobads que no destruyan tu mundo, quizá…

  2. Ni idea de que va, pero me ha gustado….Saludos

    • jajajaja, muchas gracias, Plared. Realmente es una historia muy íntima, que quizá no debió salir a la luz en este espacio; pero me alegra que te haya gustado, después de todo, ¿quién no ha tenido algún cuento de hadas convertido en pesadilla?

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s