La luna desde mi azotea

Imagen

Foto: Rosana Berjaga

A Héctor, que de grande se ha vuelto más conversador y mejor fotógrafo…

Hace unos años, bajo esta misma luna, un niñito delgado y tímido se sentaba junto a mí para no contarme nada. Pasaba horas allí: callado y a mi lado. A veces, solo viéndome llorar y otras tantas veces, escuchándome hablar hasta el cansancio.

Bajo esta misma luna, había también una azotea con nombre y color, un tesoro escondido bajo el asfalto y la racilla, una vista al infinito y una pared llena de dibujos.

Sobre esa azotea de color, se escurrió entre las sombras un beso inocente que nunca se concretó, una añoranza por volver a las raíces y una despedida silenciosa.

Bajo esa misma luna y sobre esa azotea que ya no está, quedan algunos de los recuerdos más intensos de mi niñez.

Anuncios

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s