Dime que red social usas y te diré qué ego tienes

Dicen que los periodistas, a la postre de nuestras vidas, terminamos por padecer casi siempre de adicción a la cafeína y al cigarro, de pedantería extrema, de complejo de vudú y de egolatría sin límites.

Pero con la expansión de la red de redes y las tecnologías 2.0, parece que los ególatras nos vamos volviendo multitud:

Red social-egos:

Facegos

Los Facegos: se han convertido en uno de los imperios más grandes del 2.0 gracias al cotilleo. Por eso, estos egos necesitan demostrar mucho para que su principal motor no pierda fuerza. Para ello, se valen de todas las estrategias. Ya no es la foto de ese viernes de botellón, aquí vale todo: relaciones sentimentales, familia, amigos, trabajo y cualquier cosa que demuestre que tienes una vida estupenda y envidiable. Esto servirá para atraer más LIKES y AMIGOS, alimento para su apetito voraz e hilo conductor del chismorreo trasversal. Los Facegos dominan el planeta y lo saben. Mientras no exista otra forma tan eficiente de inmiscuirse en las vidas ajenas y rendir culto a la personalidad, ellos seguirán siendo los amos.

Su mayor temor: los eGo+, una raza peligrosa que amenaza el reino feliz donde viven los Facegos.

Habilidades: dependen de la edad de los Facegos, pero subir fotos de vacaciones, eventos y conciertos, para despalillar a los otros, es su principal afición.

Tweetegos

Los Tweetegos: estos egos han conseguido enmascarar su hambre de reconocimiento y su sed de culto a la personalidad bajo la excusa del trabajo. Al no tener una vida tan maravillosa que fotografiar y en su mayoría ser “Workaholics” a tiempo completo, algunos optan por autoproclamarse “Gurús”. Con este título, buscan obtener el reconocimiento que su vida Friki les ha robado.

Los Tweetegos son exclusivos, ya que no todo el mundo usa Twitter y eso les encanta. Saben de todo y llenan los TL de links sobre Social Media y noticias. Siempre están en una reunión de trabajo, en un lugar muy urbanita o en un restaurante. Siempre tendrán una opinión sobre algo.  Los Tweetegos son dependientes de los RTs y los followers, si alguno de estos faltara en su vida (si es que la tienen) se vendría abajo.

Su mayor temor: levantarse una mañana y ver que todos sus followers han huído tras otro “gurú”.

Habilidades: hacer creer que lo del “ego” no les importa y que todo lo hacen por su pasión al trabajo. La verdad: todos tienen un ego corrosivo peor que el de Tuenti y Facebook juntos.

Linkegos

Los Linkegos: estos egos van un paso adelante en eso del “Ego profesional como bandera”. Sus C.V. son como las fotos de Facebook, pero plagado de términos como CEO, MANAGER, DIRECTOR, FOUNDER y CO-FOUNDER. En este universo todos han  sido directores de una empresa desde los 5 años de vida. Las invitaciones son su alimento principal  y entran en muchos “grupos online” para pavonearse delante de otros “CEOs – FOUNDERS – DIRECTORS”.

Su mayor temor: que una recomendación le ponga a parir y se acabe su mundo virtual de directivo tiburón para siempre.

Habilidades: tener un currículum más impactante que Kofi Annan a pesar de ser director de una empresa de calcetines.

Ego +

Los eGo+: a pesar de llevar poco tiempo en la aldea 2.0 muchos dicen que su ego ha crecido desproporcionadamente, incluso más que su propio tamaño. Nadie sabe cuándo comenzó su odio visceral hacia Facebook, pero sin duda es la gasolina de su revolución. Sus mayores adicciones son los GIF´s anti Zuckerberg y mirarse el ombligo constantemente. Muchos turistas han abandonado su reino, al darse cuenta de que el único “círculo” al que pertencían era en uno “vicioso”. Porque en Google+ sólo habla de Google+.

Los eGo+ son la última esperanza de la familia Real Google, después de una serie de antecesores fallidos. Los pobres viven con el miedo en la piel, por eso siempre los veréis con una gráfica donde muestran los millones de  amigos que se agregan por minuto y  vaticinando eufóricamente que cuando las marcas lleguen “Todo será diferente”.

Su mayor habilidad: quemar banderas de Zuckerberg en la embajada de Facebook y spammear el TL de Twitter con aplicaciones de Google+ que ni el CEO de Google conoce.

Sus mayores temores: Google Buzz, Google wave y Quora. Si queréis poner a sudar a un eGo+ sólo tenéis que mencionarle uno de estos tres fantasmas de las Navidades pasadas.

Instagramegos

Los Instagramegos: nunca antes tantos perros y gatos fueron fotografiados en un mismo lugar. Estos egos se ríen de los puristas de Flickr con sus pies de fotos que hablan de Canon y Nikon. Ellos son más guays: ¡tienen un Iphone! Y no necesitan una réflex porque tienen filtros retro para fotografiar a sus mascotas, fachadas antiguas, puestas de sol y pies en la arena. Un dato curioso: en el 90% de los casos jamás verás un autoretrato en sus galerías. Hay dos hipótesis: o son vampiros o realmente feos.

Su mayor habilidad: enajenarse de la realidad al abrir Instagram. Suelen evadirse de esta manera durante viajes de Metro, reuniones aburridas o en una cola del súper.

Su mayor temor: la rumoreada versión de Instagram para Android. Esto sería el fin de la exclusividad y de su propio reino, ya que todos podrían hacerle fotos sepias a sus gatos… ¡Un auténtico Apocalipsis para un buen instagramego!

Y por último… nuestros blogegos

Blogegos

Los Blogegos: este tipo de ego está dividido en  dos clanes, los Bloggers y los WordPress. Una guerra tácita pero fraticida, muy parecida al odio de los Ego+ que todos conocemos pero que nadie sabe donde empezó. Los Blogegos son adictos a las visitas y a los comentarios. A tal punto que, en momentos de desesperación, son capaces de dejar mensajes en blogs desconocidos, invitando a extraños a pasearse por su blog (blogego en modo Troll).

Todo Blogego sueña con tener sus 15 minutos de fama: ser invitado a eventos exclusivos, portar una credencial con su nombre y ser la imagen 2.0 de un producto. Desafortunadamente, ese “sueño americano bloguero” pocos logran conseguirlo.  Sin embargo, millones siguen intentando cruzar la frontera en una blogosfera cada vez más superpoblada.

Su mayor habilidad: los más visitados consiguen ser temidos por los departamentos de marketing,  ya que tienen la capacidad de poner a parir a cualquier marca con un post envenenado. Esta posición de poder les permite conseguir, cual Padrino, regalos y entradas a cambio de posts “no patrocinados”.

Su mayor temor: meter su usuario y contraseña y que después de 10 años escribiendo en la nube, Blogger o WordPress les diga: “Usuario desconocido”. (UY! QUÉ PAVOR!!)

 

Este es un pequeño resumen (algunas cosillas se salen un poco del marco temporal, pero siempre es válida la revisión) que tomé prestado del ocurrente Alejandro di Trolio en Territorio Creativo. Sitio que aconsejo visitar alguna vez.

Enhanced by Zemanta
Anuncios

6 comentarios en “Dime que red social usas y te diré qué ego tienes

  1. Interesantes las caracterizaciones.

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s