hablaré de la vaca…

Esta es la historia de un niño de ocho años que se vió en la encrucijada de escribir en clases sobre un ave o un mamífero. Su historia dio la vuelta al mundo y, finalmente, fue guardada en el Museo Pedagógico de París. Lean el texto y luego les cuento el backstage.

la vaca

“El pájaro del que voy a hablar es el búho. El búho no ve de día y de noche es más ciego que el topo. No se gran cosa del búho, así que continuaré con otro animal que voy a elegir: la vaca.

La vaca es un mamífero, tiene seis lados, el de la izquierda, el de la derecha, el de arriba y el de abajo. El de la parte de atrás tiene un rabo del que cuelga una brocha. Con esa brocha se espanta las moscas para que no caigan en la leche.

La cabeza sirve para que le salgan los cuernos. Y además porque la boca tiene que estar en alguna parte. Los cuernos son para luchar con ellos.

Por la parte de abajo tiene la leche. Está equipada para que se le pueda ordeñar. Cuando se le ordeña la leche viene y ya no se va nunca. ¿Cómo se las arreglará la vaca? Nunca he podido comprenderlo. Pero cada vez sale con mayor abundancia.

El marido de la vaca es el buey, el buey no es mamífero. La vaca no come mucho, pero lo que come lo come dos veces, así que ya tiene bastante, cuando tiene hambre muge, y cuando no dice nada es que está llena de hierba por dentro.

Sus patas le llegan al suelo. La vaca tiene el olfato muy desarrollado, por lo que se puede oler desde lejos, por eso es por lo que el aire del campo es tan puro.”

A esta altura, el nombre de este niño ocurrente y apurado se desconoce, así como tampoco se sabe con certeza si era español o francés. El texto fue escrito en la década de los 80 y su creatividad lo convirtió en objeto museable y en pretexto para el periódico El Nacional, en el año 1990.

Como el niño había recibido varias clases de Ciencias Naturales por esos días, no tuvo problema ninguno en escribir su texto y eligió la vaca, pues con toda sinceridad, desconocía mucho del búho.

La moraleja de esta historia no es que los niños andan en la escuela aprendiendo mal las cosas, sino que la imaginación está allí y lejos de cercernarla, debemos apostar por un sistema educativo que utilice esa imaginación desbordante en favor del aprendizaje.

Como no soy teórica, lo dejo a tu consideración y te reto a ser creativo:

caperucita

Referencias:

La formación de mediadores para la promoción de la lectura. Pedro C. Cerrillo y Santiago Yubero. (http://books.google.com.cu/books?id=RfkFl-nMm3gC&pg=PA125&lpg=PA125&dq=ni%C3%B1o%2Bb%C3%BAho%2BMuseo+pedag%C3%B3gico+Paris&source=bl&ots=f03phoWhEZ&sig=Koop1Pc_0_g3-1INXCp0VVTBt_M&hl=es&sa=X&ei=KK_6UMj7KILo9ASo5IDgBQ&ved=0CDsQ6AEwAg#v=onepage&q=ni%C3%B1o%2Bb%C3%BAho%2BMuseo%20pedag%C3%B3gico%20Paris&f=false)

Gracias Aliet Arzola, por el pie forzado.

Anuncios

2 comentarios en “hablaré de la vaca…

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s