Huracán

La estela es nefasta. Poco, casi nada, nada… eso es lo que ha dejado. Hay que decirlo: no ha tenido piedad.

– Mami, ¿cuándo nos vamos a casa?

– No sé, mi amor, no sé.

Y por la ventana, Alina ve cómo el viento y el agua arrastran la muñeca preferida de su hija.

Anuncios

Un comentario en “Huracán

  1. Una escena triste, pero fatídicamente cierta. Saludos y gracias por el peque-post.

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s