Alas para la libertad

Para la libertad solo se necesitan alas en el corazón

Para la libertad solo se necesitan alas en el corazón

Llevo varios días buscando un pretexto para escribir este post. Los sabios blogueros dirán que si debo encontrar una excusa para comenzar a escribir, entonces poco futuro queda para este blog que nace hoy. No obstante, yo quiero creer que sí necesitaba una buena razón para escribir y estoy segura de haberla encontrado.

Así que te anuncio: este blog es para quienes aún conservan el corazón puro y el alma inocente. Ya no con el objetivo de pronunciar las palabras mágicas para abrir el túnel con la lámpara de Aladino, sino para encontrar una ruta hacia el inicio, a los años de los pies descalzos y la mente como esponja.

Este es un blog para volver a la raíz de lo que somos y recordar los sueños de la infancia, cuando aún anhelábamos ser maestros o médicos o periodistas… En aquel entonces el mundo parecía tan grande, que se nos hacía increíble imaginarnos recorriéndolo en 80 días.

Por tanto, me atrevo a escribir que esto será una evocación a la libertad, pues yo nunca fui tan libre como en mi niñez.  Y digo LIBERTAD, esa verdadera que solo experimentan los “pequeños humanos”. Este es mi pretexto. Porque mientras esperaba el motivo para garabatear estas líneas, escuché la noticia: Hoy Cuba se abre al mundo; los cubanos ejercen su derecho a moverse libremente y los niños podrán viajar –de manera temporal- sin necesidad de engrosar la tasa de emigrados en el mundo. Para cualquier otro, quizá este último dato pudiera pasar inadvertido, pero no para mí.

Yo solo pude pensar en mis sobrinos: en Edel (3 años) mientras canta a media letra que quiere “conocer amigos de aquí y allá” y en Ernesto (6 años) cuando repite que dará “la vuelta al mundo montado en un burrito”.

Mi pretexto para escribir este post es la alegría por todos los niños protagonistas futuros de estas páginas y que hoy tienen alas más grandes para sobrevolar el universo. Mi excusa es la seguridad de que estos niños no se convertirán en nuevos Elianes y Peter Pan.

Después de las preliminares, te invito a conversar en primera persona: Yo Me Mi… pero Contigo.

Anuncios

2 comentarios en “Alas para la libertad

  1. Pingback: Adiós Charlie Brown… y regresa | Yo Me Mi… pero Contigo

  2. Pingback: Deliremos un ratito (+fotos) | Yo Me Mi... pero Contigo

Coméntame aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s